Actuación frente a animales infectados por parvovirus

El parvovirus canino o parvovirosis, conocido coloquialmente como “la parvo”, es una enfermedad infecciosa, de tipo vírica, muy contagiosa, grave y potencialmente letal. Por ello, ante cualquier sospecha es imprescindible actuar rápidamente.

El parvovirus suele afectar a cachorros y es donde suele tener una alta mortalidad, pero también puede afectar a perros adultos inmunodeprimidos que no hayan sido vacunados frente a él.

La transmisión del virus puede ser por contacto directo (oral/nasal) de un animal sano con las heces infectadas del animal enfermo, y también puede trasmitirse de la madre al feto durante el embarazo.

Como se ha mencionado, es muy importante detectar el posible animal enfermo dado que, cada minuto cuenta en la lucha contra este virus. El animal que se nos presenta en la clínica puede presentar desde síntomas muy leves hasta muy graves, dependiendo del tiempo que haya transcurrido.

Los síntomas son:

  • Diarrea (muy maloliente, y suele ser sanguinolenta si está en proceso más avanzado)
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Decaimiento y apatía
  • Dolor a la palpación del abdomen
  • Deshidratación más o menos severa
  • Muerte.

Estos animales deben ser ingresados para aportarles el tratamiento requerido que se explica a continuación.

Dado que no se cuenta con un tratamiento específico contra la parvovirosis, el tratamiento de elección resultará ser paliativo, es decir, tratando los síntomas que le surgen al animal y ayudarle así a combatir por él mismo la enfermedad.

Los animales suelen presentarse con los síntomas de la siguiente tabla:

Tan pronto como detectes que puede tratarse de parvovirus mediante la historia clínica, debes tener en cuenta que se trata de una URGENCIA y se debe informar al propietario de ello. Es cierto que no todos los propietarios pueden/quieren dejar a sus animales hospitalizados, por lo que si ocurriera, se debería actuar en consulta y acompañarlo con tratamiento para casa:

En la consulta:

  • Amoxicilina-clavulánico (Ej: Synulox) como antibiótico
  • Enrofloxacino (Ej: Alsir) como antibiótico
  • Cerenia como antiemético
  • Mochilas de suero para rehidratación en subcutáneo

Para casa:

  • Amoxicilina-clavulánico (Ej:Augmentine) como antibiótico
  • Enrofloxacino como antibiótico
  • Metronidazol (Ej: Flagyl) como antibiótico anaerobio
  • Primperan como antiemético
  • Mochilas de suero que el propietario deberá administrar en subcutáneo

Si el animal se queda hospitalizado, debes tener en cuenta que al ser una enfermedad infecciosa ¡debes tener mucho cuidado con no ser el propio transmisor del virus a otros pacientes! Para ello puedes utilizar ropa diferente o desechable cuando trates con ellos.

Con todo esto, concluir haciendo énfasis en que nuestro mejor aliado frente el parvovirus será una correcta pauta de vacunación. Ésto permitirá al animal crear anticuerpos frente a una posible infección.

Como dato curioso, mencionar que la raza Rottweiler tiene mayores dificultades para crear anticuerpos frente al virus, por lo que son más vulnerables a la infección y con ello, resultará más costoso que superen la enfermedad.

Destacar también que una correcta monitorización de los pacientes hospitalizados es siempre la clave para que la superen, estando pendientes de ellos y ofreciéndoles lo que necesiten en cada ocasión.

¡Esperamos que te haya resultado de utilidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *