Principales fármacos anestésicos y sedantes en veterinaria

Fármacos
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Los fármacos sedantes y anestésicos que se utilizan en clínica veterinaria, al igual que en humana, son muy amplios y todos ellos tienen sus ventajas y desventajas. La clave está en conocerlos bien para hacer el mejor uso posible.

Para proceder a una cirugía, el paciente debe recibir una dosis de preanestésico o premedicación, una dosis para conseguir su inducción en un estado no consciente, el mantenimiento en ese estado durante la cirugía, y una cómoda recuperación.

A continuación encontrarás los grupos de familias y los fármacos más utilizados en clínica veterinaria, tanto para premedicación como para la anestesia.

La PREMEDICACIÓN se utiliza para disminuir el estado de nervios/ansiedad induciendo un estado de calma y permite controlar el dolor mediante la analgesia. También permite la reducción de la dosis del fármaco anestésico que se administrará posteriormente, lo que nos permitirá un mejor equilibrio de las constantes del animal y, además, el uso de estos fármacos favorece la recuperación del paciente.

Los fármacos más comunes utilizados en la premedicación son:

  • Agonistas alfa-2 (dexmedetomidina y medetomidina son los más utilizados). Disponen de antídoto para revertirlos. Excelentes propiedades sedantes y analgésicas.
  • Fenotiacinas (acepromacina). No disponen de antídoto y no tienen efecto analgésico. Son unos excelentes ansiolíticos.
  • Benzodiacepinas (diazepam, midazolam y zolacepam) puede ser ineficaz en animal sano y nervioso, pero es ideal para animales viejos o debilitados. No confiere analgesia pero sí una excelente relajación muscular.
  • Y Opiáceos (metadona, morfina, fentanilo, petidina: más potentes. Buprenorfina, butorfanol: más suaves): Disponen de antídoto. Analgesia fiable y efectiva asociada a un cierto grado de sedación. Pueden provocar alteraciones en el comportamiento en perros y gatos sanos si no se administra con un sedante. Los más potentes en gatos pueden provocar incluso excitación.

Se administran tanto intravenosos como intramuscular dependiendo del caso.

La INDUCCIÓN mediante los fármacos anestésicos es la entrada del paciente en el estado de inconsciencia.

Los fármacos intravenosos más comunes son:

  • Tiopental sódico
  • Propofol (el más utilizado)
  • Alfaxalona (administración lenta durante 1min para limitar aparición apnea)
  • Etomidato (para cardiópatas con arritmias)
  • Isofluorano (para inducción en gatos, administración durante 5 minutos)

La inducción inhalatoria con Isofluorano o Sevofluorano suele emplearse en cachorros y raramente en perros adultos. En gatos resulta eficiente si la sedación es potente y permite la manipulación del paciente para prepararlo para la intervención.

Durante la cirugía el animal deberá contar con un MANTENIMIENTO ANESTÉSICO que le permita prolongar ese estado de inconsciencia el tiempo que sea necesario. Por ello se opta por:

  • Agentes Inhalatorios. El de elección en perros y gatos es el Isofluorano.
  • Agentes intravenosos. Propofol o Alfaxalona en infusión continua. A diferencia de los inhalatorios, no profundiza tanto el plano anestésico para intervenciones muy dolorosas sin la aparición de depresión respiratoria y son más difíciles de mantener en un plano estable.

Dato: la Ketamina (es un anestésico suave) mantiene el plano quirúrgico durante 20-30 minutos y permite cirugías habituales más rápidas como una esterilización. Si se necesita profundizar la anestesia, se aplicaría agonistas alfa-2.

La mejor opción es ampliar al margen de seguridad es combinar fármacos de diferente grupo farmacológico, además así se reduce sus efectos secundarios.

EJEMPLOS de combinaciones:

  • En perro: opioide + fenotiacina (acepromacina) o agonistas alfa-2 (medetomidina)
  • En gato: por la dificultad de manejo, en muchas ocasiones se opta por administrar tanto la premedicación como la anestesia juntas de manera intramuscular, para evitar la manipulación del paciente. La combinación más recurrente será la de Ketamina (es un anestésico suave) + Agonista alfa-2 (dexmedetomidina).

Las combinaciones entre fármacos para potenciar sus efectos beneficiosos y disminuir los negativos, son múltiples. Por ello, siempre se realizará bajo la pauta de un veterinario, ya que conocerá el caso concreto y optará por la opción más ajustada a él.

¡Esperamos que haya sido de tu interés!

Los contenidos de esta publicación se redactan sólo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar diagnósticos o sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que contacte con su especialista de confianza.

Raquel Rivas

Raquel Rivas

Raquel es una veterinaria licenciada en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en varios hospitales del área metropolitana de Barcelona, donde sus principales áreas de trabajo han sido medicina interna, urgencias, UCI y hospitalización. Ha cursado posgrado de Medicina Interna acreditado por la Universidad Católica de Valencia (UCV). Actualmente forma parte del equipo de Medicina Interna del hospital en el que trabaja, en Barcelona.

Índice de contenidos

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin