Colocación de vías

Colocación de catéteres

Como vemos día a día en la clínica, la colocación de vías/catéteres en nuestros pacientes son una parte fundamental. Lo más habitual es colocarlas porque el animal va a ser hospitalizado o se prepara para una cirugía. Por ello necesitamos tener un acceso para la introducción de fármacos. Por esta vía los fármacos llegan directamente al torrente sanguíneo y actúan de manera más rápida.

Existen diferentes localizaciones para colocar un catéter, como son: las venas, las arterias o los huesos largos. El procedimiento de introducción de vía intraarterial o vía intraósea son menos habituales y requerirán de mayor técnica.

El catéter intraarterial (IA) se puede utilizar para medir y monitorizar la presión arterial directa o como punto de extracción de sangre arterial. Se utilizará el mismo catéter que en venas periféricas.

La cateterización intraósea (IO) se podría utilizar en caso de crías muy pequeñas o en animales exóticos. Es bastante molesta para el paciente pero es de gran duración (hasta 14 días si se cuida). Si el catéter no tiene infusión continua, debería limpiarse cada 2-4 horas con suero heparinizado para evitar la coagulación de sangre en la luz. Hay que tener mucho cuidado con la introducción de fluidos, debe hacerse de manera muy suave debido a que pueden generarse émbolos de grasa que se encuentra en el canal medular y que éstos se distribuyan por el organismo. En mayor amplitud lo explica nuestro colaborador Ferrán Solanes en nuestro curso de Animales exóticos: manejo, hospitalización y enfermedades de conejo, cobaya y chinchilla.

En cuanto a lo que más se manipula en la clínica, son los catéteres intravenosos (IV), éstos podemos colocarlos en varias localizaciones en función del caso:

a) Venas periféricas (en las extremidades): suelen usarse para procedimientos cortos de tiempo (de horas a 3 días). Las opciones son:

    • Venas Cefálicas: en las patas delanteras. Será la más habitual. Es muy fácil de acceder y no se colapsa con tanta facilidad como las otras.
    • Venas Safenas y Femorales: en las patas posteriores. Son menos habituales pero también se recurre a ellas cuando en la safena no se puede o se quieren dejar libres para otros procedimientos. Es cierto que se colapsan con mayor facilidad al ser más estrechas.

b) Venas centrales:

    • Yugulares: el acceso central se suele realizar cuando las vías periféricas no se localizan con facilidad o sea imposible, para monitorizar la presión venosa, para proporcionar infusiones irritantes o nutrición parenteral total o para recogida de muestras de sangre sin necesidad de venopuncionar cada vez. Un ejemplo sería en animales muy deshidratados. Este tipo de vía puede usarse durante períodos de tiempo más largos, como entre 10-14 días si se mantiene higiénica. La técnica de colocación es más compleja que en venas periféricas y requiere de aptitudes más especializadas, así como de material. Se utilizará un catéter diferente a los mencionados anteriormente.

c) Venas auriculares: suele ser en animales exóticos, como en el caso del conejo de la raza Belier.

Para elegir el acceso intravenoso más adecuado para cada paciente se deberán tener en cuenta varios factores como son las características del propio animal: especie, tamaño, conducta, patologías (como problemas de coagulación), etc.

Nos centraremos en la colocación de catéteres en venas periféricas por ser lo más habitual.

Tipos de catéter

Existen diferentes tamaños de catéter/vía intravenosa y están clasificados desde el más pequeño (26G) hasta el más grande (18G) –a mayor número “G”, menor tamaño y diámetro del catéter–.

A modo de esquema, podríamos resumir los usos de este modo:

Catéter 26G

01. El más pequeño, de 26G, color morado/lila

Se usa para neonatos o animales exóticos.

Cateter 24G Amarillo

02. Pequeño, de 24G, color amarillo

Para animales de pequeño tamaño, como crías, algunos gatos o perros de raza pequeña.

Cateter 22G Azul

03. Mediano, 22G, color azul

El más común en clínica, tanto para gatos de tamaño adulto como para perros.

Cateter 30G Rosa

04. Grande, de 20G, color rosa

Para aquellos perros de raza grande. Dado que se introducen mayor volumen de fluidos, va a ser mucho más sencilla la administración.

Cateter 18G Verde

05. El más grande, 18G, color verde

Para perros de raza grande o gigante.

El procedimiento de colocación

Es muy importante preparar el material previamente para que el momento de colocación del catéter sea lo más rápido y eficaz posible.

1er paso: Preparar el material:

    • Catéter de elección según el caso (retirando el tapón).
    • Peladora.
    • Gasa con clorhexidina (para limpiar la zona y desinfectar) y gasa con alcohol (el alcohol ayuda a la vasodilatación y se verá mejor la vena).
    • Goma elástica para torniquete.
    • Esparadrapo cortado a medida para fijación del catéter.

2º paso: Rasurar la zona. Suficientemente.

3er paso: hacer torniquete para que la vena vaya ingurgitando.

4º paso: limpiar si hay suciedad con clorhexidina y una ultima pasada con alcohol.

5º paso: colocación del catéter.

    • Introducción de la parte de la aguja (fiador) que va acompañada de la parte de plástico (teflón), que se quedará dentro de la vena. Una vez se ve que sale sangre por el catéter, es que está dentro. Se procederá a introducir solo la parte de plástico, fijando la aguja para no perforar la vena. Introducir el teflón por completo.

6º paso: deshacer torniquete

7º paso: Una vez introducido el teflón por completo, retirar el fiador. Comprobar que sale sangre. Colocar el tapón.

8º paso: Fijar el catéter a la extremidad con el esparadrapo.

9º paso: comprobar con SSF u otro fluido (aprox 1-2 ml). Si está bien colocado no ocurrirá nada, mientras que si se ha salido, la extremidad se hinchará de liquido y quiere decir que está en subcutáneo en vez de en la vena. Habría que repetir el proceso en la otra extremidad.

10º paso: proteger el catéter con una venda autoadhesiva.

Es cierto que coger la técnica de colocación de vías lleva su tiempo, es práctica. No hay que desesperarse cuando no se realiza adecuadamente, solo pensar en el procedimiento y ejecutarlo. Aun así, como sabéis, cada paciente es un mundo y no siempre van a estar por la labor de colaborar. No tengas miedo, y empieza a practicar! Es muy útil que esta función se realice lo mas temprano posible para poder seguir con el protocolo que requiera el animal. ¡Ánimo!

¡Si te ha gustado el post, no dudes en suscribirte a nuestra web, dónde encontraras contenido relacionado con el mundo animal, formación veterinaria especializada para auxiliares técnicos veterinarios (ATV) y casos clínicos veterinarios reales!

Los contenidos de esta publicación se redactan sólo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar diagnósticos o sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que contacte con su especialista de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *