Efusiones en perro y gato

Ya la tenemos por aquí...

¡Nueva clase desbloqueada GRATIS!

Se conoce como efusión la acumulación anormal de líquido en una cavidad corporal o entre tejidos. Dependiendo de la zona afectada puede adquirir diferentes nombres - en tórax se conoce como efusión pleural o derrame pleural mientras que en abdomen se conoce como ascitis.

¿Cómo se genera una efusión?

Una efusión se da como consecuencia de un proceso patológico primario, ya sea sistémico o local, que desencadena una serie de procesos secundarios, que provocan la acumulación de líquido en ciertas zonas del cuerpo. Los mecanismos por los cuales se genera pueden ser:

- Aumento de permeabilidad vascular
- Disminución de la presión oncótica
- Aumento de la presión hidrostática
- Traumatismos
- Coagulopatías
- Erosión vascular secundaria a neoplasias
- Procesos inflamatorios

Diagnóstico de efusión en perro y gato

Historia clínica

Debemos preguntar al propietario sobre los signos que ha observado, cuando aparecieron por primera vez y la duración de los mismos, si el animal sufre alguna enfermedad crónica (que pueda estar relacionada) y en caso afirmativo si sigue algún tratamiento.

Signos clínicos

Como signos clínicos principales tenemos:

- Apatía
- Anorexia
- Dolor
- Distrés respiratorio
- Disminución de ruidos cardio-pulmonares
- Vómitos
- Abdomen distendido
- Mucosas pálidas o cianóticas
- Shock

Pruebas de imagen

Principalmente encontramos dos tipos de pruebas de imagen:

Ecografía

En la ecografía, se observa presencia de líquido libre anecogénico o hipoecogénico.

Radiografía

En la radiografía, se observa definición de los órganos disminuida y radiopacidad de líquido/tejido blando, área pulmonar aireada disminuida y poca visualización de la silueta cardiaca.

Obtención de muestra de una efusión en perro y gato

Cuando existe efusión en una cavidad corporal de un paciente, es interesante obtener una muestra. Esto nos permite valorar qué tipo de líquido se esta acumulando, y con ello dirigir nuestro diagnóstico hacia las patologías más probables, así como decidir si existe la necesidad de eliminar la efusión mediante vaciado o no (según liquido, cantidad y gravedad de los signos).

Toracocentesis

Técnica de punción del tórax mediante la cual tomamos una muestra de una efusión pleural o eliminamos dicha efusión para reducir los síntomas que provoca en el paciente.

Material

- Guantes estériles
- Aguja de palomilla/mariposa 20-22G
- Llave de tres vías
- Jeringa de 10-20mL
- En animales más grandes: catéter 18G y jeringa de 50mL

Técnica

El paciente puede estar en posición esternal o de pie. Según el temperamento del paciente consideraremos una sedación ligera o más profunda.

Primero de todo, debemos preparar asépticamente un área de unos 10x10cm entre la 7ª-9ª costilla cerca de la unión costocondral y realizar un bloqueo local con lidocaina 2%.

Después, debemos introducir la palomilla o catéter entre el 7º-9º espacio intercostal, perpendicularmente a la pared torácica y siguiendo siempre el borde craneal de la costilla para evitar dañar el paquete neurovascular situado en el borde caudal.

Por último, hay que aspirar para obtener la muestra o vaciar y anotar la cantidad de líquido extraída en total. Sería recomendable el guardar cierta cantidad del líquido en tubos sin y con anticoagulantes (EDTA), para su posterior análisis.

Abdominocentesis

Técnica de punción del abdomen mediante la cual tomamos una muestra ascítica o eliminamos dicha efusión para reducir los síntomas que provoca en el paciente.

Material

- Guantes estériles
- Aguja de palomilla/mariposa 20-22G
- Llave de tres vías
- Jeringa de 10-20mL
- En animales más grandes: catéter (valorar tamaño según paciente) y jeringa de 50mL

Técnica

El paciente debe estar colocado en decúbito lateral derecho. Puede requerir sedación según el carácter del paciente.

Primero de todo, debemos preparar una área aséptica de unos 10x10cm con el ombligo como referencia.

Después, introducimos la aguja o catéter aproximadamente 1cm lateral a la derecha de la línea alba (línea media que separa el abdomen en dos mitades simétricas) y 1-2cm caudal al ombligo.

Finalmente, debemos conectar el extensor con la llave de tres vías y aspirar el contenido con la jeringa para obtener una muestra o vaciar.

Podría ser interesante el anotar la cantidad de líquido extraída y guardar una cantidad de muestra en tubos sin y con EDTA.

Clasificación de efusiones en perro y gato

Clasificamos la efusión en función de una muestra del líquido extraído, a partir de diferentes parámetros:

- Examen macroscópico: apariencia purulenta, quilosa (aspecto lechoso), hemorrágica, serosa, sero-sanguinolenta o ictérica.
- Concentración de proteínas totales
- Recuento celular
- Citología
- Análisis bioquímico: se puede medir pH, glucosa, lipasa, creatinina, urea, colesterol, triglicéridos y otros, para compararlos con los del plasma.
- Otros: según sospecha - cultivo bacteriano, serologia, PCR, Test de Rivalta (sospecha PIF)

Trasudado puro

La vemos en enfermedades que causan hipoproteinemia marcada (p.ej. nefropatías o enteropatías perdedoras de proteínas). Su aspecto macroscópico es similar al agua y contiene proteínas y celularidad bajas.

Trasudado modificado

Son las más comunes en perros y gatos. Pueden ser causadas por diferentes patologías como insuficiencia cardiaca congestiva, efusión pericárdica o neoplasias. Presenta proteínas y celularidad más elevadas que el trasudado puro.

Exudado (piotórax/peritonitis)

Puede ser aséptico, como en gatos con PIF o séptico, debido a un proceso infeccioso. En el caso del tórax hablamos de piotórax y en el caso del abdomen hablamos de peritonitis séptica. La celularidad es elevada y en la citología se suelen ver neutrófilos degenerados como células predominantes.

Hemorragia

Puede darse por causas diversas como traumatismos, torsión de lóbulo pulmonar, sangrado de un órgano abdominal, neoplasias o trastornos de la coagulación (p. ej. intoxicación por anticoagulantes como los rodenticidas).

Si se da en el tórax, lo llamamos hemotórax y en el abdomen, hemoperitoneo. El hematocrito de la efusión (sangre) puede superar el de la sangre periférica. En la citología las células predominantes son los eritrocitos.

Quilo

El quilo es un líquido blanco que se forma en el intestino delgado durante la digestión, compuesto de líquido linfático y grasas.

Los vasos linfáticos lo conducen hasta el canal torácico, donde pasa a la sangre (circulación). La efusión de quilo presenta ese aspecto blanco lechoso o rosado.

De entre sus causas principales, puede ser idiopático o consecuencia de patologías primarias como enfermedad cardiaca, trombo, dirofilariosis, linfangiectasia o neoplasia.

En la citología se observan linfocitos y en el análisis del líquido se encuentra una concentración de colesterol menor o igual a la sérica y una concentración de triglicéridos superior a la sérica.

Peritonitis Infecciosa Felina (PIF)

La efusión tiene una consistencia espesa y es de color amarillento. Contiene proteínas elevadas pero celularidad no excesivamente alta, con población de neutrófilos ligeramente degenerados y macrófagos en la citología.

Orina

En ocasiones hay presencia de orina en abdomen, conocido como uroabdomen o uroperitoneo.

Sucede por la ruptura de la vejiga debida a un traumatismo (en animales politraumatizados se debe mirar siempre el estado de la vejiga), por presión en casos de FLUTD, iatrogénico por cistocentesis... En situación de normalidad no deberíamos encontrar proteínas ni gran cantidad de células en orina.

Tipo de fluido Examen macroscópico Proteínas Celularidad Causas
Trasudado Serosa <2.5 g/dL <1500 cel/mcL -Hipoalbuminemia, -Hipertensión venosa/ linfática
Trasudado modificado Serosa / sero-sanguinolenta >2.5 g/dL 1000-7000 cel/mcL Mismas que trasudado
-Insuf cardiaca congestiva
Exudado Purulenta >3 g/dL >7000 cel/mcL -Piotórax
-Peritonitis
Hemorragia Hemorrágica >2.5 g/dL depende de hematocrito periférico (puede ser mayor) -Traumatismo
-Coagulopatía
-Neoplasia
Quilo Blanca lechosa o rosada >2.5 g/dL >3000 cel/mcL -Enfermedad cardiaca
-Neoplasia
-Linfangiectasia
-Idiopático
PIF Amarillenta, viscosa 2.5-4 g/dL <5000cel/mcL - PIF
Orina Amarillenta ausente si orina es normal depende de si orina es normal o existe infección/inflamación - Uroperitoneo

Raquel Rivas

Raquel es una veterinaria licenciada en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en varios hospitales del área metropolitana de Barcelona, donde sus principales áreas de trabajo han sido medicina interna, urgencias, UCI y hospitalización. Ha cursado posgrado de Medicina Interna acreditado por la Universidad Católica de Valencia (UCV). Actualmente forma parte del equipo de Medicina Interna del hospital en el que trabaja, en Barcelona.

Índice de contenidos

¡A por ello!

¡Únete!

Te daremos un primer regalo de bienvenida :)

Introduce tus datos para suscribirte a la mayor comunidad ATV de España

Recibirás el primer regalo al momento