Examen neurológico en pequeños animales

FONDO IMAGEN DESTACADA

Ya la tenemos por aquí...

¡Nueva clase desbloqueada GRATIS!

El examen neurológico tiene como objetivo valorar si el problema del paciente está causado por una lesión en el sistema nervioso, localizar dicha lesión, determinar la posible causa y estimar el pronóstico del animal. Es muy importante seguir ciertos pasos y ser metódicos para llevar a cabo un examen neurológico completo.

Observación

Primeramente se debe observar al animal, en estación (de pie) y caminando (si puede) para valorar su estado mental, su postura, la marcha y si existen movimientos involuntarios.

Estado mental

Se debe observar al animal para determinar si está atento o, por el contrario, muestra algún grado de alteración del estado mental. Preguntar al propietario es muy importante en este punto, pues es quién mejor nos puede decir si ha detectado cambios. Se clasifica al animal en uno de estos 4 estados mentales:

  • Normal: el animal se encuentra alerta.
  • Depresión: el animal está consciente pero inactivo, tiende a dormir si no se le estimula.
  • Estupor: el animal está inconsciente pero se despierta ante un estímulo doloroso.
  • Coma: el animal se encuentra en un estado de inconsciencia profunda y no despierta ante un estímulo doloroso.

Un estado mental alterado indica lesiones a nivel de la corteza cerebral o del tronco del encéfalo.

Postura

Es importante fijarse en la postura de la cabeza, del tronco y de las extremidades.

Cabeza

Las posturas anormales que se pueden observar son head tilt (torsión de la cabeza), en que el animal inclina la cabeza hacia un lado, quedando una oreja más baja que la otra, o head turn (giro de la cabeza), en que el animal gira la cabeza mirando hacia atrás. La primera indica lesión vestibular, mientras que la segunda indica lesión en el tronco del encéfalo.

Tronco

Puede haber cifosis, que es una desviación hacia dorsal de la columna, lordosis, que es una desviación ventral de la columna, o escoliosis, en que se observa una desviación lateral de la columna.

Extremidades

Se puede observar estación en base ancha para mantener el equilibrio, aumento o disminución del tono muscular, rigidez por descerebración o por descerebelación, o postura Schiff-Serrington.

Marcha

Se observa al animal mientras camina. Puede haber claudicación, paresia, que es debilidad al caminar, circling, en que el animal camina haciendo circulos pequeños (lesión vestibular) o grandes (lesión en hemisferios), head pressing, en que el animal presiona la cabeza contra una superficie (lesión en hemisférios), ataxia, que es incoordinación, o dismetría, es decir, hipometría o hipermetría al dar los pasos.

Movimientos involuntarios

Pueden observarse temblores, que suelen ser generalizados. También temblores de intención, que se dan cuando el animal inicia el movimiento. Por último se pueden observar mioclonías, que son contracciones de músculos concretos.

Palpación

Esta parte se puede realizar mientras se está llevando a cabo el examen físico general inicial.

Palparemos la piel, en busca de cicatrices, uñas desgastadas que indiquen que arrastra la extremidad al andar, color de la capa y los ojos (sordez relacionada con capa blanca y ojos azules).

Seguidamente palpamos el sistema musculoesquelético y lo movilizamos, valorando así la presencia de masas, contornos óseos irregulares, crepitaciones, tono muscular y fuerza.

Reacciones posturales

Las reacciones posturales son respuestas complejas que se integran en el encéfalo. No nos ayudan a localizar la lesión en un punto concreto, pero si ayudan a lateralizar la lesión.

Propiocepción

Se trata de colocar, con el animal en estación, el dorso de la extremidad en contacto con el suelo. El animal debe recolocar inmediatamente la palma/planta en el suelo. Si fallan las EEAA indica lesión medular craneal a T3. Si fallan las EEPP indica lesión medular craneal a S2.

Carretilla

Valora la propiocepción de las extremidades anteriores. Consiste en levantar el tercio posterior del paciente y hacerlo caminar utilizando las EEAA únicamente. Si falla indica lesión medular craneal a T3.

Salto

Se valora cada extremidad de forma individual. Se elevan 3 extremidades y se hace saltar al animal sobre la única extremidad que hemos dejado libre, siempre hacia lateral (hacia medial no saltan).

Impulso postural extensor

Consiste en levantar al animal en brazos. Al hacerlo, el animal flexiona de forma inmediata las EEPP, mientras que al bajarlo de nuevo, debe percibir que tocará el suelo y volver a estirar las EEPP para apoyarse. Alteraciones en esta reacción indican lesiones craneales a S2.

Placing

Esta reacción puede ser visual o táctil, según si tapamos los ojos o no. Consiste en coger al animal en brazos y acercarlo al borde de la mesa. El paciente debe extender las extremidades y posarlas sobre la mesa al ver que se acerca o al notar el contacto de los carpos con el borde. Ausencia de esta reacción muestra lesiones craniales a T2 o lesiones que afectan a las vias visuales.

Hemiestancia y hemimarcha

Sirve para valorar las dos extremidades de un mismo lado a la vez. Para llevarla a cabo debemos levantar las dos extremidades de un mismo lado para valorar si se aguanta de pie con las contralaterales (hemiestancia), después se empuja ligeramente al animal para hacerlo caminar (hemimarcha). Animales con lesiones hemisféricas o prosencefálicas fallan en esta reacción.

Pares craneales

Los nervios o pares craneales tienen diferentes funciones sensitivas y motoras de las estructuras de la cabeza y la cara. Podemos valorar cada uno de ellos estimulando sus zonas de función.

Olfatorio (I)

Es difícil de valorar clínicamente y suele tener pocas lesiones. Para valorarlo tapamos los ojos del paciente y hacemos que huela sustancias desagradables como alcohol o agradables como comida, y ver como reacciona.

Óptico (ll)

Es responsable de la visión y de los reflejos pupilares. Se puede valorar mediante:

Objetos u obstáculos

Consiste en dejar caer objetos que no produzcan ruido delante de sus ojos y ver si lo sigue con la mirada, dejando obstáculos en una habitación y ver si es capaz de esquivarlos, etc.

Respuesta de amenaza

Valora el nervio óptico como vía sensitiva. Consiste en tapar uno de los ojos y hacer un gesto de amenaza con la mano delante del que queda libre. El animal debe cerrar el ojo con un parpadeo.

Reflejos pupilares

Valora el nervio óptico como vía sensitiva. Consiste en iluminar un ojo y valorar que tanto la pupila de ese ojo, como la del otro, se contraen. Esto lo conocemos como reflejo pupilar directo e indirecto.

Oculomotor (lll)

Participa como vía motora en la constricción de la pupila, por tanto lo podemos valorar con los reflejos pupilares. Además, inerva distintos músculos del ojo para su movimiento. Si falla este nervio veremos estrabismo ventrolateral.

Troclear (lV)

Inerva el músculo oblicuo del ojo contralateral, por tanto, si falla, veremos una rotación externa del ojo contralateral a la lesión (en gatos es fácil de ver, las pupilas están en diagonal).

Trigemino (V)

Tiene 3 ramas: oftálmica, maxilar (sensitivas) y mandibular (sensitiva y motora). Para valorarlo estimulamos diferentes zonas de la cara y vemos que el paciente reaccione (párpados, córnea, narinas) y valoramos el estado de los músculos masticadores.

Reflejo palpebral

Se valora tocando con un mosquito los cantos medial y lateral del ojo. El paciente debe apartarse y cerrar el ojo.

Reflejo corneal

Con un bastoncillo húmedo tocamos la córnea con cuidado. El animal debe parpadear y retraer el globo ocular.

Abducens (VI)

Inerva varios músculos del ojo. Si hay una lesión en este nervio veremos estrabismo medial y el ojo ligeramente salido (protrusión del globo ocular).

Facial (VII)

Es un nervio sensitivo y motor. Inerva varios músculos de la cara y del pabellón auricular. Si existe una lesión en este nervio vemos una caída ipsilateral de labio, oreja, párpados, etc. Además puede haber ausencia de parpadeo, menor producción lacrimal y salival. (síndrome de Horner).

Vestíbulo coclear (VIII)

Se encargan del equilibrio y el oido. En el examen es importante valorar la presencia de nistagmo, que es un movimiento involuntario de ambos ojos, ya sea horizontal, vertical o rotacional. Si observamos nistagmo existe lesión vestibular o cerebelar. Suelen ir acompañados de sordera, falta de nistagmo fisiológico, estrabismo ventral y head tilt hacia el lado de la lesión.

Glosofaringeo (IX) y Vago (X)

Se valoran conjuntamente. Ambos inervan músculos de la faringe, la laringe, el paladar, la lengua y glándulas salivares.

Reflejo de deglución

Consiste en abrir la boca del paciente y tocar la mucosa del paladar blando o palpar externamente el hioides. Al estimular estas zonas el animal debe intentar deglutir.

Accesorio (XI)

Inerva músculos de la región cervical, como el trapecio. Si existe lesión en este nervio se observa atrofia de los músculos cervicales.

Hipogloso (XII)

Es un nervio motor de la musculatura lingual. Alteraciones en este nervio provocan atrofia de la lengua y una desviación de la misma ipsilateral, debido a que los músculos del lado contrario, bien inervados, la empujan hacia el lado de la lesión.

Reflejos espinales

Los reflejos espinales tienen un componente sensorial y un componente motor. Pueden encontrarse:

  • Normal: los componentes sensitivo y motor de la vía se encuentran intactos.
  • Aumentado: indica lesiones en la neurona motora superior (NMS). Si afecta a las EEPP la lesión es craneal a L4, mientras que si afecta a las EEAA la lesión es craneal a C6.
  • Disminuido o ausente: indica lesiones en la neurona motora inferior (NMI). Si afecta a las EEPP la lesión se encuentra entre L4-S2, mientras que si afecta a las EEAA la lesión se encuentra entre C6-T2. (900)

Reflejo patelar

Valora el nervio femoral (L4-L6), tanto sensitivo como motor. Se debe colocar al paciente en decúbito lateral, coger la extremidad que queda arriba y golpear con el martillo el tendón rotuliano. De forma refleja, el animal debe extender la rodilla.

Reflejo del gastrognemio

Valorar el nervio ciático (L7-S1). Se debe coger la extremidad del paciente por debajo del tarso, hacer una ligera rotación interna y golpear con el martillo el tendón. Debemos ver una contracción del músculo gastrognemio y una extensión del tarso.

Reflejo del tríceps

Valora el nervio radial (C7-T1), tanto sensitivo como motor. Este reflejo es difícil de inducir. Cogemos la extremidad anterior por debajo del codo, realizamos una pequeña rotación interna y golpeamos el tendón con el martillo. Debemos ver contracción del tríceps o ligera extensión del codo.

Reflejo del bíceps

Valora el nervio musculocutáneo (C6-C8). Se debe palpar el tendón del bíceps braquial, en su parte medial y craneal al codo, con el martillo se golpea suavemente nuestro dedo y se observa como el bíceps se contrae ligeramente.

Reflejo flexor

Se valoran varios nervios sensitivos y motores dependiendo de la extremidad. Consiste en pellizcar la zona más distal de la extremidad (dedos o entre los dedos), de forma refleja, el animal debe flexionar la extremidad.

Reflejo perineal

Este reflejo valora los nervios pudendos (S1-S3). Para llevarlo a cabo se levanta la cola del paciente y se estimula la zona perianal con un mosquito. Deberíamos ver como el animal contrae el esfínter y baja la cola.

Examen sensorial

Con el examen sensorial lo que buscamos es evaluar el grado de sensibilidad en diferentes zonas del cuerpo del paciente.

Sensibilidad superficial

Corresponde a la sensibilidad de estructuras como la piel y sus anejos. Se valora pellizcando las membranas interdigitales o la piel. Debemos ver que el paciente lo nota y retira (o lo intenta si tiene déficits motores) la extremidad.

Sensibilidad profunda

Corresponde a los nociceptores localizados en estructuras más profundas como el hueso y las articulaciones. Se valora pellizcando las falanges o las articulaciones interfalángicas. Debemos ver que el paciente lo nota y retira (o lo intenta si tiene déficits motores) la extremidad.

Reflejo cutáneo del tronco

Valora vías aferentes sensitivas espinales y el nervio torácico lateral (C8-T1) como vía motora. Para valorarlo debemos pellizcar la piel del tronco de caudal a craneal. Como reflejo, se produce una contracción del músculo cutáneo del tronco.

Zonas de hiperestesia

Consiste en valorar si existen áreas de dolor en la columna. Se debe realizar siempre de caudal a craneal. Se empieza extendiendo y flexionando la cola, se continua presionando sobre las apófisis espinosas de las vértebras a lo largo de la columna y finalmente se extiende y flexiona el cuello en todas las direcciones.

¿Qué os ha parecido esta información? Si os gusta la neurología no dudéis en echar un vistazo a nuestro curso de convulsiones.

Los contenidos de esta publicación se redactan sólo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar diagnósticos o sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que contacte con su especialista de confianza.

Raquel Rivas

Raquel es una veterinaria licenciada en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en varios hospitales del área metropolitana de Barcelona, donde sus principales áreas de trabajo han sido medicina interna, urgencias, UCI y hospitalización. Ha cursado posgrado de Medicina Interna acreditado por la Universidad Católica de Valencia (UCV). Actualmente forma parte del equipo de Medicina Interna del hospital en el que trabaja, en Barcelona.

Índice de contenidos

¡A por ello!

¡Únete!

Te daremos un primer regalo de bienvenida :)

Introduce tus datos para suscribirte a la mayor comunidad ATV de España

Recibirás el primer regalo al momento