Funciones del ATV en la clínica de pequeños animales, ¿Los veterinarios nos ceden esas responsabilidades en la práctica?

Ya la tenemos por aquí...

¡Nueva clase desbloqueada GRATIS!

Las ATVs somos imprescindibles en el día a día de la clínica de pequeños animales, y aunque cada vez más profesionales veterinarios lo tienen claro, todavía queda camino por recorrer.

Un trabajo como el de auxiliar de veterinaria implica muchas responsabilidades, y para que tanto veterinarios como clientes nos lo reconozcan, hay que empezar por el principio. Y es que, ¿cuáles son las funciones del ATV en la clínica de pequeños animales? ¿Las tenemos claras?

Funciones del ATV según el Real Decreto 705/2017 (INCUAL 2017)

Tal y como podemos leer en el Real Decreto 705/2017 las ATVs formamos parte de la familia profesional agraria de Nivel 3. Entre otra información bastante interesante, en él están enumeradas las funciones que nos corresponden, que podemos resumirlas en:

  • Atención al cliente y colaboración en la gestión del centro
  • Recogida de muestras biológicas y su posterior análisis de laboratorio
  • Ayudar en la consulta clínica
  • Apoyo en quirófano
  • Atención de animales hospitalizados
  • Asistencia en técnicas de diagnóstico por imagen

¿Te suenan de algo estas tareas? Seguro que sí, pero sigamos adelante y vamos a verlo un poco más en detalle.

Funciones del ATV (o ACV) según el convenio

Aunque las funciones del ATV ya parecen estar establecidas desde el 2017 como hemos visto, no es hasta el 2020 en el que se hace realidad el tan esperado convenio de servicios veterinarios

En él, el nombre oficial de las ATVs pasa a ser ACVs (Auxiliar Clínico de Veterinaria). En este convenio nuestra categoría profesional se define como:

“Personal Auxiliar Clínico de Veterinaria (ACV). Es el personal que, reuniendo las condiciones y titulación o certificación profesional oficiales exigidas por la legislación, y con los conocimientos técnicos y prácticos necesarios, tiene encomendadas las funciones de atención y comunicación a clientes y asistencia a la atención clínica de los animales desarrolladas en los centros y servicios veterinarios, cumpliendo normas técnico-sanitarias de calidad y de seguridad e higiene, bajo la supervisión del personal veterinario.”

Esta definición es bastante generalista, y además hay que tener en cuenta que actualmente no existe una titulación oficial ni nada que esté homologado. Así que, hablando en plata, ¿qué pasa con las funciones del auxiliar veterinario en la práctica real?

¿Qué funciones realizamos como ATVs?

Las tareas específicas pueden variar un poco dependiendo de varios factores, entre ellos, el tipo de centro donde trabajamos: clínica de pequeños animales, hospital de referencia, clínica de exóticos, servicios de urgencias, etc. 

También depende, aunque no debería ser así, de las responsabilidades que nuestros compañeros veterinarios nos deleguen, ¡pero de esto hablaremos más adelante!

Por lo tanto, para tener una base común, podemos desglosar las competencias que mencionábamos antes como parte de nuestras tareas, ¡vamos a ello!

Atención al cliente y colaboración en la gestión del centro

Solemos ser las primeras personas que ven los clientes en la clínica, el primer contacto y el que mantienen a lo largo de las visitas. En este bloque podemos englobar las siguientes labores:

  • Atención en recepción (presencial y telefónica)
  • Manejo de agenda
  • Seguimiento telefónico de pacientes
  • Venta de artículos de animales, comida, snacks, desparasitantes
  • Proyección de stock y realización de pedidos
  • Asesoramiento sobre cuidados de cachorros, cuidados posquirúrgicos, centros cercanos de educación canina, alimentación adecuada
  • Facturación y administración
  • Organización de turnos

Recogida de muestras biológicas y su posterior análisis de laboratorio

Tanto en consulta, en urgencias o con hospitalizados, las analíticas tienen un gran valor a la hora de estudiar con detalle el estado de salud general de los animales. Nuestro cometido en esta área es:

  • Extracción de muestras (sangre, orina, heces, citologías, etc)
  • Análisis de las muestras recogidas
  • Mantenimiento de los equipos 

Ayudar en la consulta clínica

Al ser el primer punto de contacto de los clientes con el personal veterinario, nuestra ayuda en la consulta es de vital importancia. Gracias a ello damos información de valor al propietario y ayudamos al veterinario con datos que nos brinda el propietario para un diagnóstico diferencial. Las funciones que más destacan en este campo son:

  • Anamnesis inicial
  • Sujeción y manejo de animales
  • Brindar información sobre los programas de medicina preventiva

Apoyo en quirófano

El espacio del quirófano y de las cirugías es todo un mundo aparte, y nuestras ocupaciones en este campo se pueden resumir en:

  • Preparación del quirófano
  • Preparación del paciente en precirugía
  • Ayuda al cirujano durante la intervención
  • Seguimiento anestésico
  • Ayuda en laparoscopias y endoscopias
  • Limpiezas dentales
  • Mantenimiento de la esterilidad del quirófano

Atención de animales hospitalizados

Sin duda ninguna, la persona de referencia de los animales hospitalizados somos las ATVs. Somos quienes estamos con ellos y nos percatamos e informamos al equipo ante cualquier cambio en su estado de salud. En consecuencia, nuestras tareas en hospitalización son:

  • Control continuo de constantes vitales en animales hospitalizados (casos leves y críticos)
  • Cálculo y administración de fluidoterapia
  • Cálculo y administración de fármacos
  • Cambios de sondas, vías, vendas, etc
  • Limpieza y mantenimiento de los animales y las jaulas de hospitalización

Asistencia en técnicas de diagnóstico por imagen

La mayoría de clínicas, aunque sean pequeñas, tienen un equipo para el diagnóstico por imagen (los rayos X son lo más común). En esta área también asistimos en:

  • Realización de radiografías
  • Sujeción en ecografías

Son muchas, ¿verdad? Es posible que en tu caso particular te especialices en un área concreta y no realices todas estas tareas. ¡O puede que incluso hagas más! Pero aunque cada vez son menos frecuentes, hay centros donde no dejan a las enfermeras veterinarias desarrollar su trabajo de forma autónoma.

¿El veterinario te cede estas responsabilidades? 

Aunque todavía queda mucho por avanzar, como un título de ATV homologado, lo cierto es que se han dado grandes pasos en el mundo de la enfermería veterinaria en los últimos años. Y todo esto ha sido gracias al trabajo de muchos profesionales del sector.

Debido a este cambio, cada vez son más los veterinarios que valoran y ceden las responsabilidades que nos corresponden a las auxiliares. Hace no tantos años, en la clínica de pequeños animales, éramos poco más que parte del personal de limpieza y de atención en recepción. ¡Atención a esto! Para nuestra desgracia, todavía existen lugares así.

Pero hoy en día, paso a paso, estamos consiguiendo ser una persona más del equipo veterinario y que muchos vetes nos vean como lo que somos, imprescindibles, su mano derecha y su par de ojos adicionales.

¿Te sientes parte del equipo? ¿En la clínica donde trabajas no te ceden responsabilidades?

¿Qué podemos hacer por nuestra parte cuando el veterinario no nos valora?

Lo primero que se te puede pasar por la cabeza es buscar un centro donde valoren las funciones del ATV en general, y tu labor en particular, y echar tu CV. Pero esto no siempre es posible (o simplemente no te apetece empezar de cero). ¡Demuéstrale al vete todo lo que vales!

La formación en la profesión de ATV no se termina nunca, y es imprescindible seguir estudiando día tras día. Especialízate en las áreas que más te interesen. Haz cursos, seminarios, acude a congresos, lee libros y contacta con otras compañeras que se encuentran en la misma situación que tú (Instagram es una buena plataforma para ello).

Son de vital importancia los cursos de especialización, y en CUAS ofrecemos una amplia gama de ellos que pueden serte muy útiles a la hora de seguir adquiriendo conocimientos, ¡y encontrar trabajo!

Nuestras formaciones son online, lo que te permite estudiar a tu ritmo. Además, se tratan de clases cortas que van directamente a la materia importante sin desvíos ni información superflua.

También sabemos que una de las mejores formas de retener los conocimientos es el trabajo en equipo. Y es por es por eso que hemos implementado una metodología de estudio revolucionaria, la TBL (Team Based Learning)

De modo que, una de las cosas que debes hacer es mostrar en tu centro de trabajo todo tu interés y todos los conocimientos nuevos que vas adquiriendo.

Sé una persona empática, tanto con tus compis, con los clientes y con los animales que acuden a la clínica. Trabajar en un entorno donde nos entendamos mutuamente hará que todas las situaciones, incluso las más estresantes, fluyan mucho mejor.

También es imprescindible hacer valer tus derechos y para ello el convenio colectivo que mencionábamos es un buen punto de inicio. ¡Pero ojo! Tener derechos implica tener responsabilidades, así que no te escaquees, asume tus errores, responsabilízate y aprende de ellos.

¡Seguro que poco a poco todos los veterinarios de España se darán cuenta del valor que ofrecemos y lo irremplazables que somos las ATVs!

Desiré Huerga

Desiré es licenciada en física por la Universidad del País Vasco y ATV. Uniendo estas dos pasiones, ha realizado varios cursos de especialización sobre diagnóstico por imagen, haciendo internados en hospitales. Además, se enamoró del quirófano desde el primer día que entró en uno. Le encanta la divulgación, y piensa que la formación continúa y la información veraz es imprescindible para esta profesión.

Índice de contenidos

¡A por ello!

¡Únete!

Te daremos un primer regalo de bienvenida :)

Introduce tus datos para suscribirte a la mayor comunidad ATV de España

Recibirás el primer regalo al momento