Metabolismo de ayuno en animales enfermos

FONDO IMAGEN DESTACADA

Ya la tenemos por aquí...

¡Nueva clase desbloqueada GRATIS!

En muchas ocasiones en la clínica de pequeños animales nos enfrentamos a casos en los que el paciente presenta un cuadro de ayuno, ya sea leve o prolongado. El ayuno puede llevar a una situación de malnutrición y puede atrasar ciertos procesos de recuperación, por ello es importante detectarlo y buscar una solución o preverlo y actuar antes de que se de y perjudique al animal.

Hay que tener en cuenta que existe una diferencia entre el ayuno en un animal sano y el ayuno en un animal enfermo, debido a adaptaciones metabólicas distintas. Como consecuencia el soporte nutricional se debe ajustar a cada caso.

Importancia de la alimentación

A partir de la alimentación se obtienen nutrientes y energía. Ambos se utilizan para llevar a cabo funciones básicas del
metabolismo:

- Funciones orgánicas
- Termorregulación
- Digestión
- Actividad física

Principales reservas de energía en el cuerpo

Una vez utilizada la energía en los procesos metabólicos mencionados, toda la energía que no está siendo utilizada (en este momento “sobra”) se almacena en forma de reserva, en distintas formas y en distintas zonas del cuerpo, para ser gastada en un momento de demanda futuro.

Grasa

Esta presente en el tejido adiposo. Es la forma más eficiente de almacenar energía, en forma de lípidos, durante tiempo, hasta que necesitemos movilizarla.

Glucógeno

Es una cadena de glucosas. Se acumula en hígado y musculatura, con el objetivo de obtener energía de una forma rápida, mediante enzimas que cortan el glucógeno liberando glucosa a circulación. La glucosa es la principal fuente de energía de las células del cuerpo.

Ayuno en un animal sano

Cuando un animal sano no puede alimentarse en un momento puntual o durante un período relativamente corto, existen una serie de mecanismos que permite que sobreviva hasta que pueda volver a comer.

Mecanismos de obtención de energía durante el ayuno en un animal sano

En primer lugar el cuerpo utiliza la glucosa disponible en circulación, gracias a la cual se puede seguir dando el metabolismo celular.

Seguidamente se activa el proceso conocido como glucogenólisis, que consiste en degradar el glucógeno del hígado (y si fuera necesario posteriormente el de los músculos) para sintetizar glucosa, liberarla a circulación y así mantener la glucemia adecuada en sangre para poder seguir realizando funciones básicas.

Al cabo de un tiempo, si el animal sigue sin alimentarse, se activa el proceso conocido como lipolisis, a través del cual se liberan las grasas (lípidos) del tejido adiposo, que mediante varios procesos metabólicos acaban generando energía para continuar funcionando.

Reducción de la tasa metabólica durante el ayuno en un animal sano

Además de producir energía por medios distintos a la alimentación, el cuerpo necesita consumir la mínima energía posible en otros procesos, como por ejemplo la actividad física. Esto se traduce en una disminución de la tasa metabólica (gasto energético), mediante varias señales hormonales anabólicas.

Ayuno en un animal enfermo

En un paciente hospitalizado que sufre una enfermedad, los mecanismos que se ponen en marcha en el caso de un animal sano, como son la disminución de la tasa metabólica y la movilización y utilización de la grasa como recurso energético, no puede darse.

Esto sucede porque la propia enfermedad provoca en el animal un estado catabólico, provocado por la activación de mediadores inflamatorios (TNFa, IL6, PY) y de la vía simpática, que a su vez activa una serie de hormonas, como glucagón, cortisol, GH, que impiden una respuesta adaptativa correcta por parte del cuerpo.

Como consecuencia, el ayuno en un animal enfermo en estado catabólico resulta en:

- Resistencia a la insulina.
- Hiperglucemia
- Metabolismo de lípidos diferente al de un animal sano.


Con todo esto, el animal enfermo se encuentra en un estado hipermetabólico, en el que el cuerpo sigue consumiendo energía y empieza a recurrir al catabolismo proteico para generar más (proteínas presentes en el músculo). Esto nos da un balance nitrogenado negativo y pérdida de masa muscular, conocida como caquexia.

La pérdida de masa muscular en un animal enfermo es un factor pronóstico negativo, es decir, si pierde masa muscular y podemos observar caquexia, dicho animal tiene menos posibilidades de recuperarse.

Consecuencias de la malnutrición

Si no conseguimos parar el estado hipermetabólico en el que se encuentra el animal enfermo, las consecuencias son:

- Depresión del sistema inmunitario.
- Aumento del tiempo de cicatrización.
- Disminución de la capacidad de la barrera intestinal de evitar la translocación bacteriana (bacterias pueden pasar a sangre).
- Disminución de la actividad de órganos vitales.


Todo esto lleva a un incremento de la morbilidad y la mortalidad en nuestro paciente, dado que el animal va a tener menos posibilidades de recuperarse y, en caso de que se recupere, va a tardar más tiempo en hacerlo.

Como conclusión podemos sacar que, cuanto antes coma un animal enfermo hospitalizado, antes se recuperará.

Evaluación y diagnóstico de la malnutrición

No existen marcadores específicos para diagnosticar la malnutrición. Es cierto que hay parámetros analíticos que pueden alterarse, como por ejemplo la albúmina o las proteínas totales, que pueden verse disminuidas, sin embargo también se pueden alterar ante otras enfermedades. Por tanto, nos basamos en los siguientes puntos:

- Examen físico: condición corporal y muscular, pérdida de peso involuntaria.
- Hiporexia (ingestión insuficiente) / anorexia
- Previsión de ingestión comprometida: por ejemplo por alguna razón física (cirugía boca)

Soporte nutricional

Como hemos comentado, un animal enfermo en ayuno, presenta un metabolismo catabólico que no le permite llevar a cabo las funciones básicas necesarias para su recuperación (necesita un metabolismo anabólico). Es por esto que debemos siempre plantear la necesidad de dar soporte nutricional.

Instaurando el soporte nutricional, no podemos parar el estado catabólico, pero pretendemos disminuirlo, dándole al cuerpo el material necesario para frenarlo y poder responder al resto de tratamientos que se le están ofreciendo (fluidoterapia, medicación, curas, etc). Con todo el conjunto intentamos aumentar las posibilidades de recuperación del paciente.



¿Estáis familiarizados con casos de malnutrición?¿Conocíais la importancia de dar un soporte nutricional a aquellos pacientes enfermos para acelerar su recuperación? ¡Dejadnos saber más!

Los contenidos de esta publicación se redactan sólo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar diagnósticos o sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que contacte con su especialista de confianza.

Raquel Rivas

Raquel es una veterinaria licenciada en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en varios hospitales del área metropolitana de Barcelona, donde sus principales áreas de trabajo han sido medicina interna, urgencias, UCI y hospitalización. Ha cursado posgrado de Medicina Interna acreditado por la Universidad Católica de Valencia (UCV). Actualmente forma parte del equipo de Medicina Interna del hospital en el que trabaja, en Barcelona.

Índice de contenidos

¡A por ello!

¡Únete!

Te daremos un primer regalo de bienvenida :)

Introduce tus datos para suscribirte a la mayor comunidad ATV de España

Recibirás el primer regalo al momento